26 may. 2013

Empieza la cuenta atrás

Diez días. En diez días a estas horas ya habré llegado a casa de mi HF (si el vuelo es medianamente puntual y no le da por llegar dos horas tarde, claro). Escribo el post por si me hago a la idea de una vez por todas, porque lo cierto es que por mucho que lo repita no deja de parecerme lejano e irreal. La gente me pregunta: ¿Estás nerviosa? ¿Has hecho la maleta? ¿Lo tienes todo listo? 

Y la respuesta en todos casos es un "no" acompañada de una cara de empanada impresionante. Porque no, por mucho que me queden menos de dos semanas me da la impresión de que la vida después de los exámenes será como los años anteriores, de que pasaré un verano normal. Creo que la gente anda más estresada que yo, que son más conscientes de que me voy, mientras que yo sigo en mi mundo de yupi.



Hoy de hecho comentaba esta sensación con una amiga. Le contaba cómo el primer mes en Alemania se me hará rarísimo por el hecho de haber visitado esa zona el verano pasado durante un Interrail. La primera vez que visité esas tierras fue con una mochila más grande que yo y un espíritu guiri que daba vergüenza ajena (es algo que debo admitir). Ahora, en cambio, vuelvo para quedarme a hacer mi vida allí durante unos meses y creo que la sensación de estar de vacaciones no se me quitará en un mes. Si es que se le coge cariño a correr detrás de los trenes de DB y a dormir en albergues con pelusas y calcetines viejos detrás de las camas. Por cierto, si a alguien le interesa leer mis vivencias interraileras, AQUÍ puede seguir el diario de viaje.

Ayer después del examen visité a mis abuelos paternos y mi tía para despedirme de ellos hasta septiembre, una situación surrealista más. No faltaron los típicos comentarios de familiares inquietos porque te vas: "Anda que, a ver qué te dan de comer ahí, que solo comen salchichas y mantequilla", "¿Ya aguantarás el trabajo?", "¿Sabrás cocinarles algo?", "Si no estás a gusto te vuelves, eh", y un largo etcétera. También casi muero del susto cuando vi que la convocatoria del banco para las becas Erasmus había empezado. Podría escribir un post entero quejándome de ellos por razones que no expondré aquí, pero me tienen ya hasta el moño, así por ser fina y tal.

Hoy tocaba cena con mis amigas, en el mismo bar que siempre, ya hasta echan a gente para que podamos entrar, somos las malosas del lugar (?). Nah, somos buena gente, solo que al bar le interesa que nos quedemos porque vamos todas las semanas. Hoy nos han metido mesas de la terraza adentro porque estaba todo lleno. Qué majos. Aún no me he despedido de ellas, el día 31 hay otra cena pensada por mi cumple, y de los amigos de la uni también me despediré esta semana.

Esta última semana aquí viene movida (porque aunque yo no me dé cuenta de que me largo en breves, hay miles de cosas por hacer que no se harán solas), espero que no se me olvide nada. Entre exámenes, comidas, cenas, recados, regalos, billetes, la tarjeta de estudiante, check-in, maletas, despedidas y demás cosas de cuyos nombres no quiero acordarme (más que nada porque me da un algo aquí mismo) apenas tendré tiempo para vaguear. Un minuto de silencio por aquellos momentos de vagueo absoluto que no volverán hasta julio del 2014.


6 comentarios:

  1. jajajaja, bien dicho por el minuto de silencio. Porque entre las fiestas y estudios de erasmus y el trabajo de au-pair... Te va a quedar poco tiempo para vaguear!! Por cierto, tienes piso en alemania para cuando vayas de erasmus?

    Por lo demás... A mi aún me quedan muchos exámenes y 20 días, y no lo asimilo del todo. Pero tú estás ya casi pisando Alemania...!!!!!!!!

    Ya verás como la noche de antes escribes un post insómnica total diciendo que, ahora sí, eres consciente. Estos cambios tan bruscos son difíciles de asimilar por adelantado!!! x)

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A principios de abril reservé la residencia allí, cruzo los dedos para que me den la que pedí jaja, a dos pasos de la uni y a otros dos de la estación de trenes, literalmente.

      20 días tampoco son nada, aunque te entiendo, es difícil hacer ese "click" en la cabeza y asimilar que te vas. Te mando energías positivas para esos exámenes, verás como antes de darte cuenta estás ya en Canadá :), dando envidia con esos paisajes jajaja.

      La noche antes escribiré un post subiéndome por las paredes y a la mañana el mismo día de irme también. Quién me mandaría coger el vuelo de las 6 de la tarde??? Casi mejor madrugar que estar histérica perdida toda la mañana xD.

      Eliminar
  2. Te entiendo muchíiiiisimo esa sensación de la que hablas, porque a mí me pasaba igual, sabía que me iba pero lo veía tan surrealista que no era capaz de imaginarme allí y por tanto no asimilaba que me iba!! Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya verás, llevaré dos semanas allí y aún se me hará raro pensar que no voy a volver en dos meses y medio. Menos mal que existen los blogs para desahogarse un poco xD.

      Eliminar
  3. jajajaja minuto de silencio respetado! :)
    Te queda un pliiis!! Ánimo para el útilmo empujón y ya en nada leeremos una bienvenida a la familia estupenda seguro!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Jajaja
      Ahora que quedan cinco días me voy haciendo a la idea... A ver qué tal va todo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...